Soy descendiente de criminales, de hombres que mataron y maltrataron a mujeres, de mujeres que odiaron y negaron su amor a los hombres. De hijos que no se permitieron amar a sus padres porque se creyeron mejores que ellos. Soy descendiente de padres ausentes que huían del dolor, de madres sobreprotectoras que exigían el amor de sus padres a sus hijos. En todos los niños abandonados me encuentro y los devuelvo a sus padres que viven dentro de ellos mismos. Dentro de mi.

A todos y a cada uno, os doy un lugar en mi corazón respetando vuestro destino que es el mío. Todos vosotros podéis reuniros en paz en mi. Os veo y os honro, sabiendo que cada acción de mi vida es un movimiento del amor del espíritu para nuestra reconciliación. De vosotros tomo la fuerza para la vida.

Gnana
Añó
Jonàs

hindi

1 comentario
  1. Cierta la exposición ,gracias por compartir

Responder

Últimas publicaciones

Contacto

Email: jonas@pedagogiafamiliar.com