Me gusta cómo se miran Madrid y Barcelona.
Él le reclama su brisa y sus aves de paso. Ella le pide las nubes del norte, las aguas altas de los ríos tranquilos. Se gustan mucho. Se envidian un poco mutuamente. Pero eso es bueno: envían migraciones de voces en mensajes secretos, a través de los caminos que construye la gente sin saberlo

Jonàs Gnana

2 comentarios
  1. Madrid le admira en esa refinería, la palabra precisa en el momento oportuno, cierta envidia hay por ese enchufe directo que tenéis de los de arriba, los de Barna, quizás estáis más altos, quizás pero sólo en esta vida…

    La capacidad para retener la información para después… procesarla supongo, pero sobre todo me ha encantado esa claridad, ¿amarillo o verde? en todo caso que paz, es estar como en casa, claros como el agua, me he sentido impulsada, confiada, acunada y reconocida, gracias a esos colores, gracias a ese elegante trato, gracias a esa bondad que transmites, a esa vuelta a confiar en el ser humano, gracias por el instante mágico en el que me volví. Gracias por esta experiencia tan sanadora. Gracias por cerrar el círculo ese que estaba pendiente. Gracias por el amor que siento después de constelar contigo. Un placer haberte conocido. Gracias Jonás.

    • Por el amor de Dios, Rocío! Gracias desde lo más hondo!LA conexión se da gracias a la relación y la magia del grupo!

Responder

Últimas publicaciones

Contacto

Email: jonas@pedagogiafamiliar.com