Hay relaciones que parece que haya que mendigar el afecto. Por algún motivo no hay facilidad para expresar la necesidad, para darse mutuamente. Falta un reconocimiento profundo. Son relaciones que se establecen desde la escasez. Hay que salir corriendo: no podemos invertir más en la carencia si queremos experimentar la plenitud en el amor.

Rafal Milach

Responder

Últimas publicaciones

Contacto

Email: jonas@pedagogiafamiliar.com