Mi abuela que estaba siempre barriendo, parecía un perro. Gruñía mientras recogía los juguetes abandonados debajo del sofá, y a regañadientes se los guardaba en los bolsillos: mis coches rojos, los muñecos rotos, sus dedales y los ovillos que yo había dejado olvidados después de jugar, y que tenía prohibidísimo coger.

Una mañana cargada de nubes, me quedé embobado mirando desde el ventanal, un caballo castaño sin anteojeras. Relinchaba suavemente. Me sorprendió su calma. Mi abuela me pidió acompañarla a comprar, y esta vez yo acepté encantado; quería acercarme a acariciar el caballo.

Pasábamos cerca mientras yo observaba obsesionado el contorno pleateado de sus ojos, y quise detenerme para acariciar su crin, pero mi abuela renegó con mucha vehemencia. Creo que al caballo le pareció que era el gruñido de un perro, porque soltó una coz a una velocidad espeluznante sobre el pecho de mi abuela. Pensé: tal vez esté muerta.

Responder

Últimas publicaciones

  • Saber separarse
    Cerrar una relación bien, es igual de importante que comenzar una relación sin...
  • Feminismo patriarcal
    Comienzo con esta entrada, un diario en mi blog. Hoy escuché en un...
  • Todos los errores
    Todos los caminos errados, las decisiones equivocadas. Cada casa dividida, las parejas en...

Ultimos Tweets

Me he ido a un recital de poesía para poder cambiar el ánimo. Hoy soy nihilista. Y el mundo no tiene ningún sentido. Mañana ya veremos

Hace alrededor de 5 horas del Twitter de Jonàs Gnana vía Facebook

Contacto

Email: jonas@pedagogiafamiliar.com