En estos tiempos que todo el mundo ansía tener éxito y vender, yo quiero agradecer el intento fallido, la falta de reconocimiento social de cada logro, la realización silenciosa y solitaria
En estos tiempos de búsqueda de la felicidad individual, bendigo la voluntad de servicio, el encuentro íntimo, el amor a lo invisible. Aprecio aquellos que pasan desapercibidos a la admiración colectiva. Los que no tienen objetivos personales. Porque en nada que hacemos hay mérito propio, porque no hay nada que podamos hacer solos

Jonàs Gnana

Responder

Últimas publicaciones

  • Pseudociencias
    Lo que llamamos pseudociencia, es las madre de todas las ciencias. La alquimia...
  • Nada que ocultar
    Estoy dispuesto a saber quien soy. Nada de ocultar lo que siento y...
  • La Tierra es plana
    Reflexionaba con mi hija ayer noche, sobre el documental de Netflix, acerca del...

Contacto

Email: jonas@pedagogiafamiliar.com