Cerrar una relación bien, es igual de importante que comenzar una relación sin apresurarse: respetando los ritmos y la capacidad de dar y recibir de cada uno.

Podemos separarnos con tranquilidad y alejarnos en paz cuando podemos valorar lo que ha dado cada uno, y agradecer lo recibido. Cuando:

– Podemos mirar el pasado de la relación sin resentimiento y sin culpabilidad

– Sentimos gratitud por lo recibido, y sentimos que hemos crecido gracias a ello

– Reconocemos que sucediera lo que sucediera, fue por amor o en busca de él

– Somos capaces de dejar libre al otro con sus cargas y consecuencias, sin pretender ninguna forma de venganza, deseándole lo mejor

– Guardamos un espacio en nosotros para el amor vivido, quedamos libres al reconocer el dolor como una consecuencia del amor

Alguien que hemos amado sólo merece buenas palabras

Jonàs Gnana
www.pedagogiafamiliar.com/con-la-pareja

__
#terapiapareja
#terapiafamiliar
#pareja
#ruptura
#divorcio

Responder

Últimas publicaciones

  • Pseudociencias
    Lo que llamamos pseudociencia, es las madre de todas las ciencias. La alquimia...
  • Nada que ocultar
    Estoy dispuesto a saber quien soy. Nada de ocultar lo que siento y...
  • La Tierra es plana
    Reflexionaba con mi hija ayer noche, sobre el documental de Netflix, acerca del...

Contacto

Email: jonas@pedagogiafamiliar.com