En algunos momentos, después del trabajo lo único que quiero es volver a casa y estar solo. Volver a mí zona de confort. Otras veces quiero sentarme con los auriculares, en medio de un parque y estar en silencio mirando el vaivén de las hojas. Despejar un momento la exigencia del mundo por vivir de un modo determinado

Siento que para poder salir de la zona de confort, primero uno debe haber construido un hogar cálido, seguro. Después uno puede aventurarse. Porque sabe que ha creado un espacio al que volver, en el que no hay nada que temer. Un lugar donde desaparecer dentro

Jonàs Gnana

Responder

Últimas publicaciones

  • Pseudociencias
    Lo que llamamos pseudociencia, es las madre de todas las ciencias. La alquimia...
  • Nada que ocultar
    Estoy dispuesto a saber quien soy. Nada de ocultar lo que siento y...
  • La Tierra es plana
    Reflexionaba con mi hija ayer noche, sobre el documental de Netflix, acerca del...

Contacto

Email: jonas@pedagogiafamiliar.com