El error de la causalidad es este: uno espera que surja una oportunidad mientras trabaja sin corazón en algo. Uno aguarda a que le suceda algo afortunado, que lo saque de la desdicha o la miseria de un pensamiento. Uno espera que llegue alguien, mientras sigue siendo el mismo de anteayer.

 

 

Responder

Últimas publicaciones

Contacto

Email: jonas@pedagogiafamiliar.com