Hay preguntas que nos abren a nuevas posibilidades y preguntas que nos incapacitan. En las preguntas están las respuestas. Si podemos hacernos las preguntas de la forma adecuadas, las respuestas vendrán solas, sin mediación de los conceptos aprendidos. Nuestro saber interfiere porque tiene una intencionalidad, miedos ocultos. Si podemos hacernos una pregunta que abra un espacio de silencio, podrá llegar una respuesta de un espacio creativo que está más allá de mi, en nosotros.

Cada relación de pareja atraviesa ciertas etapas. Es ingenuo creer que no podemos combinar la espontaneidad del momento con la estrategia de un plan conjunto. Trazamos una dirección y a la vez nos prestamos a que la relación se exprese de forma improvisada. De este modo encontramos un equilibrio entre las experiencias que trae la relación, a la par que al hacernos conscientes de lo que nos mueven y nos empujan de forma individual y conjunta, decidimos dirigirnos en una dirección que nos permita crecer, e ir realizando el amor en la pareja. Una relación requiere tanto de una comunicación constante como de un propósito consciente y meditado, que pueda actualizarse permanentemente según la madurez de la relación, como de los procesos que se viven en cada etapa o cada ciclo.

Podríamos hacernos algunas preguntas al inicio de una relación, en el comienzo de cualquier crisis (cambio) que indica que la relación requiere una revisión que le devuelva el equilibrio y el orden del amor necesarios.  Estas preguntas deben considerar siempre la dimension afectiva – emocional, el aspecto mental o cognitivo (pensamiento), la sensorial o física y la dimensión relacional trascendente (espiritual) que trasciende a la personas que implican la pareja. Todas estas dimensiones están atravesadas por la dimensión sexual, que reúne y define a la pareja como tal. Podríamos expresarlo también como: intrapersonal, interpersonal y transpersonal.

No se trata de hacer un análisis de lo que sentimos o pensamos, simplemente crear un espacio donde poder mirar lo que esta ocurriendo en cada nivel de la relación y darle un sentido de gratitud y respeto, de modo que podamos conocernos con mayor profundiad y dar la libertad al otro para que pueda vernos (reconozca nuestras necesidades y sentimientos) y pueda moverse con mayor libertad al poder elegir. Este espacio es aconsejable que se dé en un lugar especial para hablar y que una vez cerrado este tiempo de escucha y expresión de cada uno, no se hable fuera de él. Es indispensable que cada uno se tome su tiempo para hablar sin interrupciones, a no ser que sea para preguntar si no comprendemos algo, o para expresar reconocimiento.

Es una condición indispensable saber para qué es esta relación, cuál es el propósito que quiero darle. Esto réune todos los recursos personales y los pone al servicio de la relación. Otorgándole un significado que conduce hacia la coherencia, y unifica la experiencia de lo que compartimos con esta persona. Es algo maravilloso reconocer cuanto poder tiene el hecho de darle un propósito inequivoco a la relación, porque de este modo el aprendizaje es invitable y la percepción por tanto se unifica y nos empodera.

Cada encuentro donde nos comunicamos con honestidad requiere despues un tiempo de silencio interno, en el que nuestros pensamientos, creencias, prejuicios, no tomen protagonismo y así evitar tanto reacciones emocionales positivas como negativas. Comunicarnos con honestidad implica que cada uno asuma la responsabilidad de su propia experiencia y percepción de la relación, sin ninguna exigencia al otro. Escucharnos es silenciarnos. Lo que permite abrirnos a algo creativo entre nosotros.

  • ¿Cuál es el propósito de esta relación?
  • Siento deseo y afecto, sin embargo, ¿siento el impulso de moverme hacia la pareja? ¿Qué pasos debería dar yo? ¿Qué debería suceder en la relación?
  • ¿Tengo miedo de perderte? ¿Qué estoy haciendo para no perderte? ¿Cómo encubro este miedo?
  • Mis deseos no realizados (los miedos no resueltos de relaciones pasados) hacen que te esté seduciendo de este modo…
  • Para que esta primera/en esta etapa podamos crecer juntos siento que debería darse…
  • ¿Quiero vivir contigo? ¿Por qué?
  • Lo que yo siento que quiero vivir ahora contigo es…
  • El deseo que me despiertas es/ la necesidad que siento es…
  • En cuanto al sexo siento/necesito…
  • Los deseos/ necesidades que siento no puedo realizar en esta relación son…
  • Me cuesta/ tengo dificultad en…
  • Lo que quiero dar a la relación es/ lo que quisiera recibir de la relación es…
  • Estas cosas de ti (…) me llenan ( sin halagos)  y me hacen sentir…
  • Para lo que tu me pides yo necesito este tiempo/ que se den estas condiciones/ poder resolver estos asuntos/ pedirte esta otra cosa a cambio…
  • ¿Quiero tener hijos como fruto de esta relación de amor, o como un deseo personal?
  • Lo que rechazo de ti es…
  • Lo que admiro en ti es…

Todos los reconocimientos que se den de lo que esté sucediendo en la relación deben ir a compañados de un movimineto ahacia la solucion. ¿Qué pudo hacer ahora? ¿Cómo voy a hacerlo? El compromiso con la acción es el motor de trasnformación.

comunicacion en la relacion de pareja

Responder

Últimas publicaciones

  • ¿Monogamia o poligamia?
    ¿Que yo me contradigo? Pues sí, me contradigo. Y, ¿qué? Yo soy inmenso,...
  • Test de amor
    Qué es el amor verdadero? El que no sale de la ropa ni...
  • Identidades
    Identidad: Miro la belleza de lo roto. Rut La belleza de un corazón...

Ultimos Tweets

Contacto

Email: jonas@pedagogiafamiliar.com